Grupo de Sendic critica actividad de cementera de Godín y Lugano

Por: Fabian Cambiaso
Publicado: 15/11/2016 05:23
Grupo de Sendic critica actividad de cementera de Godín y Lugano

LISTA 711

El senador Leonardo de León cuestionó que la firma dirigida por los futbolistas importe cemento por debajo de los costos de producción.

El senador frenteamplista Leonardo de León alertó este lunes sobre el impacto que la empresa Cimsa, distribuidora de la marca Cementos Charrúa, tiene sobre la industria nacional al importar el producto por debajo de los costos de producción.

Cimsa, propiedad de los futbolistas Diego Lugano y Diego Godín, importa el cemento envasado desde Turquía y lo remarca con su propio sello para venderlo en la plaza local.

De León la describió básicamente cómo una empresa importadora que aprovecha los precios bajos y la gran capacidad de producción turca, con bajos precios de flete junto a un mercado local y regional con baja demanda.

“La verdad desconocía que Godín y Lugano eran los propietarios”, dijo a ECOS, asegurando que estaba haciendo suya la preocupación expresada por el tema por parte del sindicato de Ancap.

El legislador, ex presidente de ALUR y considerado una de las personas más cercanas al vicepresidente Raúl Sendic, aseguró que el cemento importado por esta firma oculta en su producción prácticas de “dumping” social.

De León defendió la producción cementera nacional, a través de la planta que la privada Cementos Artigas tiene en Minas y las dos que Ancap opera en esa ciudad y en Paysandú.

Recordó que dichas inversiones públicas estuvieron integradas en el plan estratégico del ente desarrollado durante el primer gobierno de Tabaré Vázquez, que permitió lograr un producto de alta calidad y eficiencia, que le permitió competir con el sector privado.

Planteó en ese sentido que el Estado exija que el producto que se vuelque al mercado necesariamente tenga certificado de calidad, algo que hasta ahora sólo el de Ancap posee.

Además,consideró necesario el aumento de la tributación que se le impone a la entrada al país, que hoy ronda el 10%.

También propuso retomar un decreto aprobado en 1937 y derogado por el gobierno de Jorge Batlle que obligaba a utilizar el cemento estatal en las obras públicas.

De León advirtió que si no se protege a la industria nacional se ampliará el ingreso de cemento importado. “Que en muchos casos viene con fuertes subsidios, son de mala calidad y no cumplen con la normativa que se exige”.

Insistió en que el Frente Amplio tiene un programa de gobierno, y el rol de las empresas públicas debe alinearse a lo que se observa hoy en el mundo como motor de la economía.

Al respecto llamó a concretar las inversiones que faltan en las plantas estatales y a mejorar la gestión del negocio cementero de Ancap.

“Es una unidad que no ha acompañado los apoyos por parte de los sucesivos directorios y las acciones que se han venido desarrollando”, aseguró.

La situación de Cimsa fue planteada el lunes 7 por la Federación Ancap, en una nota que publicó El Observador.

La firma de Godín y Lugano posee en Treinta y Tres una planta de clinker, uno de los principales componentes del cemento, con planes de ampliarla para poder elaborar el producto a nivel local.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

14 − 13 =